viernes, 29 de octubre de 2010

EVOLUCION HISTORICA DEL COLOR



El color destaca su presencia cotidiana en todo lo que rodea al hombre, se prodiga tanto en los objetos de creación humana como en la naturaleza.
Desde las etapas más tempranas de la cultura humana el hombre hizo uso consciente y variado del color, lo aplicó sobre las superficies rocosas de las cavernas e incluso, sobre su propia piel. Los servicios que el color ha brindado recorren una amplia gama de funciones, desde cubrir la superficie de un objeto, hasta representar simbólicamente una idea o un concepto.
En todos los tiempos y pueblos de la tierra se ha evidenciado lo mucho que los colores han fijado la atención del hombre. El salvaje pinta su cuerpo y armas con los colores más vivos que tiene a mano, utiliza las plumas de más brillantes matices y se desvive por las piedras preciosas y metales relucientes. Todos los pueblos, desde las edades más remotas, han procurado una vez establecidos en una región adornar con colores apropiados sus templos y sus monumentos.

Hoy maravillan todavía los prodigios que en este arte decorativo realizaron los asirios y babilonios, y sobre todo los egipcios. Sorprende los numerosos productos colorantes que conocían y su habilísima manera de prepararlos para darles viveza, realce y hacerlos inalterables. Los egipcios conocían una técnica llamada de mordiente, a través de la cual conseguían teñir un tejido con matices diferentes empleando una misma materia colorante.
Muchos de estos secretos de la antigüedad se han perdido, y hoy día no se saben preparar muchísimos de los tintes que para la decoración de las piedras, mosaicos y tejidos usaron los antiguos, como no se conocen las maneras que tenían de preparar muchos de sus brillantísimos colores los antiguos mexicanos y peruanos.

Entre las materias colorantes más antiguamente empleadas figura el bermellón, el Minio del cual cita el químico Plinio dos especies, el hysginum que era probablemente la hierba pastel, el indicum o indigo [añil], la orchilla, citado por Teófrasto y cuyo uso no se conoció en la Europa Occidental hasta 1300 que la introdujo Federico Oricellai; los carbonatos y acetatos de cobre, el azul de Alejandría, que era también un ácido cuprido, la cochinilla, y con la cual obtenían los Griegos y árabes preciosos matices de escarlata.
El Arte decorativo egipcio cuenta por muchos centenarios de diversos productos colorantes que empleaban, muchos de los cuales conservaban los griegos, y más de 300.000 matices diferentes se dice que pueden distinguirse en los mosaicos romanos.
El Arte Árabe ofrece ejemplares que solo pueden imitarse aproximadamente pero de ningún modo igualar en brillo y en fijeza. Pinturas pompeyanas existen donde se conservan prodigiosamente los colores.

El descubrimiento de América y las mayores facilidades para la comunicación con las indias orientales dieron a Europa muchas materias colorantes, especialmente de origen vegetal. En el siglo XVI se descubrió el azul cobalto, en el siglo XVIII el azul Prusia, y por último en el siglo XIX los materiales colorantes llamados artificiales, derivados del alquitrán de la hulla que superan en riqueza y brillantes de matices a todos los conocidos anteriormente. En el siglo XX con el adelanto de la ciencia y la técnica se han descubierto nuevos colorantes resistentes al agua y al medio ambiente utilizado en técnicas como el óleo, la acuarela, el guache, y el acrílico descubierto en los finales de la primera mitad del siglo XX y otro materiales plásticos y sintéticos que ayudan a la creación y ejecución de las diferentes obras por parte de los artistas.

En las pinturas góticas de una finura extremada, nunca se encuentran las huellas del pincel; muy al contrario, los retablos presentan siempre una superficie tersa y lisa que parece un esmalte. Esto viene a probar que no empleaban los pintores artista de aquellos siglos el aceite de linaza fresco y fluido, como hoy se emplea, sino que ante era espesado, ya por medio de mezclas resinosas, ya por una cocción análoga a lo que se verifica en el siglo XIX para preparar los aceites para las tintas de imprentas. Los pigmentos de los cuadros de cinco siglos anteriores al actual se ven hoy inalterables y brillantes, debido, al cuidado que tenían en escoger los materiales colorantes puros y los aceites en su grado extremo de pureza, sino también a los barnices con que cubrían los retablos y telas, no es de extrañar que tal cuidado tuviera en elección de los materiales pictóricos cuando preferían a la tela la madera de roble o peral bien escogida y preparada de antemano. Los antiguos casi nunca mezclaban colores heterogéneos por el temor de que se alterasen al contacto uno con otro. Solo por necesidad extrema sé veían obligados a hacer algunas mezclas.
En las antiguas pinturas y entre estas las mejores se notan siempre una diferencia con las modernas, y es que el grueso de color es casi inapreciable, cuando en estos días la pintura llega a formar sobre la tela algunos milímetros de espesor. Esto exigía o una gran habilidad del pintor, que de una vez debían dejar ya las tintas en el estado deseado, o bien una preparación previa del cuadro por medio de un lavado con los colores a la acuarela.

Por los demás, los colores han tenidos siempre su significado particular:

En la antigüedad el verde, el rojo, el azul y el blanco representaban simbólicamente los cuatros elementos, o sea, por su orden respectivo, la tierra, el fuego, el agua y el aire. También expresaban las cuatros estaciones.

El amarillo servía de emblema a las razas serviles y degradadas, por lo que con dicho color se pintaban las habitaciones de los esclavos. En la estatuaria emplearon colores alegóricos: así como a Júpiter se le vestía de rojo, a Neptuno de verde, etc.
Es de gran importancia el conocimiento de los colores en las obras religiosas así como el estudio de los pasajes bíblicos para comprender como fueron utilizados por la iglesia para imponer su dominio sobre las clases explotadas y como podemos apreciar la utilización de estos colores utilizados por los artistas de diferentes siglos llevado por la ley dogmática que le atribuía la iglesia dando a su vez, significado y valor litúrgico a los mismos.

Dios mismo, en el antiguo testamento, prescribió los colores de las cortinas de los tabernáculos y de los vestidos de los sacerdotes y levitas, cuando asistieran a los sacrificios.
A estas interpretaciones se han sujetados los cristianos de todas las épocas y por consiguiente, tienen un sentido simbólico en las pinturas de las catacumbas y en los mosaicos de las antiguas iglesias, así como también en los ornamentos sacerdotales, cuyo color es distinto, según las solemnidad.

Los ornamentos sagrados son de cinco colores: Blanco, rojo, verde, morado y negro, no admitiendo la iglesia otro alguno, excepción del color azul, concebido por privilegio de su santidad Pío IX a algunas iglesias en el siglo XIX el cual se uso y se utiliza en muchos países principalmente hispanos, en las fiestas de la inmaculada concepción y en su octava (26 de marzo de 1859) la sagrada congregación prohibió el uso del color amarillo.

Dicho cincos colores litúrgicos pueden dividirse en tres clases, que son:
El oficio de los misterios y de los santos que es llamado de festividad.
Segundo, el oficio dominical o ferial
y el tercero, el oficio de difunto.

Capítulo 7: Características de los colores litúrgicos

Blanco: Es el color simbólico que conviene esencialmente a la verdad, y por eso conviene a dios padre, la verdad inmutable y única, de la visión de Daniel, el anciano de los días aparece con vestiduras blancas como nieve y cabellera blanca como la luna más pura.
Blanco era el maná símbolo de la palabra de dios, y en este sentido han empleado los santos padres diferentes metáforas encaminados a expresar la verdad evangélica. También conviene el color blanco a Jesús Cristo, y de él son las vestiduras con que aparecen en los monumentos, siempre que están representado como dios, bien en el monte Tabor, bien ante Pilatos, bien en la visión de san Juan al comienzo del Apocalipsis, e igualmente aparece de blanco cuando enseña como se le ve en los mosaicos de la iglesia de San Cosme y San Damián y Santa Ágata de Roma, de la capilla de San Aquilino, en la iglesia de San Lorenzo en Milán. De blanco visten también los ángeles, pues así nos los representan las sagradas escrituras en sus diversas apariciones, como emblema de inteligencia celeste.

Rojo: Este color, por su semejanza con el fuego, simboliza el amor ardoroso y activo, por esta razón le corresponde el color rojo a nuestro señor, como hijo del padre eterno de quien procede el divino amor.

Violeta: Este color ha sido adoptado por la iglesia como símbolo de penitencia. La vida de Jesús Cristo en la tierra fue una continua penitencia; por esto la tradición y muchas reliquias que se veneran en diferentes lugares tienden a probar que él llevó vestidos morados.

Negro: Se usa en el viernes santo y en los oficios y misas de difuntos. En los altares y en los frontales han de ser de color que corresponda al oficio.
Oro: Suele utilizarse, emplearse respectivamente para el blanco, rojo y verde mas no para los colores negros y morados.
Verde: Este color ha simbolizado siempre las artes figurativas, la vida en su estado permanente. Se puede encontrar ángeles vestido de este color símbolo de la juventud eterna. Verdes son las aureolas de estos. Muchos artistas de la edad media han representado a los santos y aun a las vírgenes como símbolo de la gracia de que son fuente.


Capítulo 8: ¿Qué es el color?

Color: la luz del sol, al pasar a través de un prisma de cristal y ser proyectado se descompone en una banda o cinta llamada espectro solar, constituida por siete colores básicos; Rojo, naranja, amarillo, verde, azul, cobalto y violeta.
Otras bibliografías y especialmente la científica evalúan el color como:

- La impresión que produce en la vista la luz que varía según su naturaleza propia y el modo como es difundida o reflejada por los cuerpos.

- El color no es una cualidad intrínseca de la materia que carece del por sí mismo. Su color varía según el de la luz que baña y como esta hiere nuestra retina reflejada por la superficie de los cuerpos, se desprende que el color es determinado por las propiedades reflectante o difundida de dicha superficie, el cual puede causar diferentes efectos producto a su onda de desplazamiento.

- Desde el punto de vista físico: teniendo en cuenta que la luz (fotones) viajan o se trasladan en el espacio en forma de onda, el color está determinado por la diferencia entre las longitudes de onda de cada haz o rayo de luz.Ejemplo: la mayor longitud de onda la posee el rojo y la menor el violeta, esto es utilizado en la naturaleza para determinar y justificar la interpretación simbólica de los colores.

Capítulo 9: El color en los objetos o cosas

El color es luz reflejada, un pimiento es verde y un tomate es rojo porque su respectiva superficies o pigmentaciones reflejan las radiaciones verdes o rojas del espectro y absorben las demás: una hoja de papel es blanca (el blanco es la suma de los colores de la luz) porque refleja todos los colores, y es negra cuando absorbe todos los colores. El color de un objeto es dependiente de las cualidades de su pigmentación y de la luz que recibe, la cual hace posible que recibamos las imágenes de las cosas.

Capítulo 10: Mezclas aditivas y substractivas


La mezcla de rayos de luces coloreadas se denominan aditivas y las de los pigmentos o materias naturales o artificiales, substractivas.
Los primarios aditivos están compuestos por: el azul, verde y rojo magenta.
Los primarios substractivos son: amarillo, rojo y azul. A estos y a sus derivados son los que se les otorga mayor importancia desde el punto de vista pictórico.

Capítulo 17: Efecto psicológico de la temperatura del color (peso del color)


Un factor importante del color, es que este ejerce sobre la forma un peso aparente o gravedad específica a los objetos en que se aplican, ejemplo de esto es:
a.- Los tonos fríos y claros parecen más livianos y menos substanciales.b.- Los tonos cálidos y oscuros parecen más pesados y densos.c.- Colores como el azul y el verde, ejercen una acción sedante en quien los ve.d.- Esta aplicación en la tridimencionalidad de los objetos nos permite modificar el peso real aparentemente de un objeto.e.- Ejemplo: Un ómnibus pintado de azul y blanco nos parecerá más ligero que un auto pintado de negro aunque su tamaño sea cuatro veces menor que el anterior


Capítulo 18: Identidad y cualidad de los colores

Los colores son modificados y se identifican por los factores de distinción, estos son: tono, gama, matices, valor y tinte.

a.- Tono: Grado de intensidad de que este color es susceptible, según que la materia que presente sea dura o este simplemente mezclado con blanco o negro.

b.- Gama: Es el conjunto de tonos del mismo color (ejemplo, gama de rojos).

c.- Matices: Es la modificación que este experimenta de agradarle a otro color que lo cambia sin empañarlo.

d.- Valor: Es la cualidad clara u oscura de un color que se produce por la mezcla o adición a este de blanco, negro o gris de su complementario, y por la influencia de la luz que aquel recibe.

e.- Tinte: es la cualidad propia de cada color que lo diferencia de otro y que en lenguaje corriente se especifica como rojo, verde, violeta etc., y el margen de su cualidad clara u oscura. El tinte es prácticamente la palabra o título que designa a un color, que lo caracteriza y lo distingue de los demás.

Capítulo 19: ¿Cómo actúa el color en nuestra vida?

A diario por nuestra vista pasan disímiles de imágenes que de cierta manera forman parte de una manifestación artística en la mayoría de las cosas un elemento destaca su presencia en nuestro interés; ese elemento es el color, el cual influye en nuestros órganos visuales provocándonos alegría, nos trasmite sentimientos y es el que más se destaca a la hora de recordar una obra en sí.
Cuando niño nos llama la atención todo lo que tenga colores vivos, mas cuando crecemos vamos olvidando nuestras alegrías de infancia pero queda en nuestro recuerdo como algo grato, aquellos efectos que produjeron en nosotros las "horas pintadas" en paseos, el por qué de diversiones, un desfile, nuestros juguetes y es que el color pudo trasmitir esas reacciones en nosotros porque él es capaz de influir positiva y negativamente en nuestra vida producto a la propiedad que tiene de desplazarse unos más rápidos que otros y producir diferentes efectos en nuestra persona.

Capítulo 20: Colores subjetivos

Es la apariencia visual a la contemplación de objetos vivamentes iluminados.

1. Si se fija la vista sobre un objeto y este es una hoja de color rojo sobre un fondo negro y después se lleva rápidamente los ojos sobre una superficie blanca se proyectara en esta superficie una silueta del objeto, pero de color complementario, y recíprocamente, si la hoja es verde la imagen accidental o subjetiva aparece roja. Lo mismo ocurre con el azul- naranja y el amarillo- violeta.

2. Si se coloca una al lado de las otra dos hojas de papel, una verde y otra roja y se mira simultáneamente durante unos minutos y después se lleva la vista a una superficie blanca, se ve que los colores observados han cambiado de posición; el que estaba a la izquierda aparece a la derecha y al contrario.

3. Igual pasa con el espectro: si se pinta un retrato con la cara verdosa, el cabello y las cejas de blanco, los dientes negros y el traje blanco; se le mira durante algunos minutos con gran fijeza y después se dirige la vista hacia un fondo blanco sé vera proyectado el retrato con los colores ordinarios.

4. Sí después de haber considerado durante algunos instantes un objeto coloreado se dirige la vista no al fondo blanco si no hacia una superficie coloreada, los colores subjetivos se combinan con el color real de esta superficie, originándose efectos muy curiosos.
Ejemplos: El azul subjetivo sobre una superficie amarilla da verde.
Nota: Los colores accidentales o subjetivos se combinan, pues, entre sí y con los colores naturales, siguiendo las mismas leyes que rigen las mezclas de estos últimos.

5. Cuando los colores aditivos producen por su unión el blanco, los colores substractivos complementario que los reemplazan producen el negro de lo cual parece deducirse que las impresiones cromáticas subjetivas, y las impresiones de colores aditivos, son debidas a movimientos opuestos trasmitidos a la retina.

6. Los colores subjetivos se manifiestan aun cerrando los ojos, pero siempre después de haber contemplado un objeto vivamente iluminado. Dichos colores aparecen y desaparecen varias veces seguida con variación de intensidad de color y de tono perfectamente marcados.
Ejemplo: si se mira un enrejado que reciba la luz del día con mucha intensidad y se cierra los ojos se verá otro enrejado cuyos alambres son blancos y los espacios comprendidos, negros.

7. Siempre los colores subjetivos son complementarios de los colores reales observados.
Nota: nunca mire una obra de arte si presenta fatiga en la vista porque pueden ocurrir los efectos de persistencia y de intuición de las diversas partes del órgano visual y puede provocar el efecto de cambio en los colores.

Capítulo 21: Ley de experiencia

Esta ley justifica la interpretación simbólica de los colores que identifica.

El rojo: Violencia, peligro.
El blanco: Pureza, virtud.
El gris: Austeridad.
El oro: Opulencia.El verde: Placer, libertad.
El amarillo: Sosiego, prudencia.
El rosado: Orgullo.
El azul: Honradez, fidelidad.
El violeta: Melancolía, riqueza.

Estos colores de la ley justifican el uso de símbolos que puedan simplificar los dibujos con rayas, cruzadas cortándose perpendicularmente etcétera

Capítulo 22: Los colores de nuestra moda

La primera impresión es necesariamente determinante, por lo que se forja en la opinión sobre una persona y según los especialistas contara de 7 segundos para posesionarse a favor o en contra de un individuo.
Cada color suscita una imagen segura sobre nosotros, esto no tiene nada que ver con una forma de poder o un cálculo cualquiera, pero, cuando tenemos algún color enfrente de uno o próximo a una idea, es un mecanismo instintivo, y determina la acción vivida en cada evaluación. Otra toma de posición será absurda, la influencia por el color de la ropa, a través del estilo y el lenguaje corporal nos conduce a signos o señales semejantes que lo harán triunfar. Sus significaciones son estocadas a lo más profundo de nuestro cerebro y son actividades a nivel inconsciente.

Capítulo 23: El vestir y los colores

- El rojo: brinda una fuerza de personalidad, encarna la vivacidad, la energía, la provocación, la sensibilidad. Llevado por persona sobre ella; Puede enmarcar cierta agresividad.

- El naranja: expresa el gozo de vivir, la envoltura de este color, la primera impresión se percibe de una personalidad extrovertida. Si el naranja es más matizado más mate desempeña un cierto calor y además gentileza. - El amarillo: expresa en el individuo un carácter de alegría, creando una atmósfera de fiesta y esperanza.

- El negro: expresa la individualidad, el secreto. Envuelve una atmósfera de misterio. Encarna la insensibilidad, el reto nunca es tan lejano "sedúceme" parece murmurar impenetrable.

- El gris: no deja escapar nada. No se descubre nada. Simplemente interioriza una elegancia sobria.

- El azul: sobre todo si es oscuro, es tasado por todos aquellos que fluyen a la extroversión y que se sienten cómodo de su estructura estable. Su imagen evoca la de la seguridad, la calma, la confianza. Es la impresión que queremos dar.

- El azul claro: traduce más bien una persona viva, ligera, joven. Cuando el azul vivo, expresa una cierta extravagancia.

- El violeta: es mezcla de la pasión de lo cálido o lo caliente (rojo) y de frío (azul), es el símbolo de la fusión de contrario. Este color subraya una personalidad que desea transgredir el límite.

- El verde: es cambiante adicto al matiz adoptado, apiñado o apretado, es apreciado por aquellos que desean hacer razonar la calma, lo dulce de su personalidad.

- Verde botella o esmeralda: todo asociado al negro, deja transpirar una personalidad autoritaria.

- El marrón: designa una persona neutral, simple. Las personas que se visten de marrón parecen simpáticas, calurosos (apasionados) emana de él una sensación de bienestar, de seguridad. - Los colores pasteles: (azul, rosa, malva pálido) revelan una cierta sensibilidad. Las personas refinadas aprecian estos colores. Menos brillantes, menos ardientes, los colores también simbolizan, el matiz refinado de un color franco, libre, puro, completo.

Capítulo 24: ¡Una paleta para despertarnos!

- Plata: moderno, técnico.
- Blanco: puro, propio, clínico, limpio.
- Azul: frío, refrescante, claro, ancho, extenso.
- Marrón: caluroso, terrestre, caliente, simple.
- Gris: discreto, conservador, sobrio.
- Amarillo: alegre, luminoso, claro, amargo.
- Negro: notable, profesional, inhabitual, noble, exclusivo.
- Naranja: luminoso, maduro, radiante, cálido.
- Rojo: activo, dinámico, fuerte, sensual, provocativo.
- Verde: natural, vivo, joven, jovial.
- Violeta: infrecuente, misterioso, intimo.


Capítulo 25: La estética en los colores

Es indiscutible la presencia del color en nuestra vida, este elemento influye de forma tal que nos vemos estrechamente vinculado a su efecto diariamente. Todas las facetas de nuestra existencia están relacionadas con el color desde la ropa que usamos, el gusto por seleccionarla hasta su influencia en las artes gráficas y en la decoración.
Como quiera que los efectos de los distintos colores combinan con el órgano visual, cuando obran simultáneamente, o por lo menos durante el periodo de persistencia de las impresiones en la retina, produciéndose con esto efectos finales muy diversos, es evidente que cabe en los colores, como en la música, estudiar cual son las combinaciones de colores que producen efectos agradables, y cuales desagradables, como se estudian los sonidos que producen acordes y los que producen disonancias.

Nada tan armonioso como los tonos seguidos de un mismo sentido de color, como los diversos sentidos comprendidos entre límites no muy extensos; pero si se toman colores muy distintos, azul y rojo, el contraste resalta al instante y el ojo solo lo toleran armonizado con el blanco intermedio.
El verde y rojo son insufribles cuando se juntan sin intermedio de otro color pálido. Es interesantísimo estudiar los efectos estéticos de los contrastes y de las armonías de colores.

Capítulo 39: Bibliografía

WEBGRAFÍA.Fuentes Compiladas.

1. ALVARES, MANUEL. El color y el calor. -- p 21-23. - En Energía y tú. -- no 17. - La Habana. Enero- Marzo. 2000.
2. BERGER, RENE. El conocimiento de la pintura y el arte de comprenderla. -- Madrid: Ed Moguer. S. A Barcelona, 1976. - 145 p.
3. CABRERA SALORT, RAMÓN. Apreciación de las artes plásticas. -- La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1981. -- 197 p.
4. CÁTALA GURRIS, LUIS. Breve rastro bibliográfico sobre teoría del color. -- 1997. -- 25 h. - Trabajo de Curso (Licenciatura en Educación) - Instituto Superior Pedagógico de Holguín. Holguín. 1997.
5. COLOR, Enciclopedia Microsoft Encarta, 99, Microsoft Corporation, 1993- 1998.
6. D.W.G BALLENTYNE. Diccionario de leyes y efectos científico en física, química y matemática: -- La Habana: Ed. Víctor Levi, 1963. -- 216 p.
7. DE JUAN, ADELAIDA. Pintura y grabado coloniales cubanos. -- La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1974. -- 81 p.
8. FERNANDEZ, JOSÉ MANUEL. Elementos principales del color. - p. 235 - 249- -- En Apuntes sobre dibujo técnico. -- La Habana: Ed. Científico - técnico, 1982.
9. FLEMING, STUART J. Curiosas historias de la falsificación en arte. - p 24- 26. - - EN Correo de la UNESCO. - Año XXXIV. - Paris. Marzo. 1981.
10. GILLON SCOTT, ROBERT. Fundamento del diseño. -- La Habana: Ed. Instituto del libro, 1960. -- 195 p.11. GONZALEZ, GLORIA. Algunos aspectos de la técnica de la pintura. -- La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1987. -- 114 p.
12. HOURS, MAGDALEINE. La ciencia al servicio del arte. - p. 5. -- EN Correo de la UNESCO. - Año XXXIV. - Paris. Marzo. 1981.
13. JOSE, RICARDO, RAFAEL CASADO. Diccionario técnico de las artes gráficas. -- La Habana, 1976. - 237 p.
14. LOS COLORES DE NUESTRO HUMOR. - p. 96- 97. - EN Revista SANTÉ. -- No. 121. -- París. Marzo. 2002.
15. JUBRIAS ALVARES, MARIA ELENA. MORRIÑA, OSCAR. Ver, hacer y apreciar las artes plásticas. -- La Habana: Ed Pueblo y Educación, 1990. - 166p
16. JUBRÍAS, MARÍA ELENA. Plástica XX: Conferencias sobre el arte del siglo XX (1900 -1975). -- La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1983. - 219
17. JUNCO VÁLDES, RAMÓN. Apuntes sobre las artes visuales en Cuba/ Ramón Junco Valdés, Antonio Vale Pérez. -- La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1991. -- 186 p.
18. KAGAN, MOISEI. S. Estética marxista leninista. -- La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1984. -- 209 p.
19. MERINO ACOSTA, LUZ. Arte en Cuba (1902-1958). -- La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1983. -- 95 p.
20. MORRIÑA, OSCAR. Acercamiento elemental a la forma. -- La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1981. -- 167p.
21. -PEREZ DOLZ, F. Teoría de los colores y manuales Messenger. -- Barcelona: Ed Rosellon, 1976. -- 197 p.
22. RIGOL, JORGE. Apuntes sobre la pintura y el grabado en Cuba: desde los orígenes a 1927. -- La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1989. -- 410 p.
23. ---------------------------. Más allá de la pintura. -- La Habana: Ed. Letras Cubanas, 1993. -- 209 p.
24. EL COLOR. Diccionario enciclopédico. -- España: Ed. Simón y Montaner, 1891. -- 493- 508 p.
25. --------------------- Elementos del diseño de mueble. -- La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1981. -- 93 p.
26. Salas del Museo Nacional. -- La Habana: Ed. Letras Cubanas, 1990. -- 184 p.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada